Viviendas vacacionales

Evaluar la propiedad: Conocer las normativas locales.


Una "vivienda vacacional" es un tipo de propiedad que se alquila temporalmente a turistas o vacacionistas, ofreciendo una alternativa de alojamiento más flexible y auténtica que los hoteles tradicionales. Estas viviendas pueden ser apartamentos, casas o villas y se encuentran típicamente en destinos turísticos populares, como las costas o áreas rurales.

En el caso específico de las Islas Canarias, establecer una casa vacacional implica seguir una serie de procedimientos legales, incluyendo la obtención de un número de registro como "vivienda vacacional", mantener registros de huéspedes y cumplir con requisitos fiscales. Además, es importante comprender y cumplir con las normativas locales relacionadas con el alquiler de propiedades para uso turístico, para evitar posibles multas o problemas legales.

Antes de adquirir una propiedad para convertirla en una casa vacacional, es crucial realizar una investigación exhaustiva sobre las regulaciones y restricciones locales. Esto puede incluir consultar las normativas urbanísticas, revisar las leyes de alquiler vacacional y obtener todas las autorizaciones necesarias. Al tener en cuenta estos aspectos legales desde el principio, se puede asegurar un funcionamiento sin problemas del negocio y evitar posibles conflictos legales en el futuro.

Diferencias entre propietarios residentes y no residentes


Las diferencias entre ser propietarios de viviendas vacacionales residentes en las Islas Canarias y aquellos que no lo son son evidentes, especialmente en términos de tratamiento fiscal. Los residentes tributan los ingresos derivados del alquiler de sus propiedades directamente en la declaración de impuestos anual, presentando además un modelo informativo ante la Hacienda Canaria para resumir los ingresos totales del año. En caso de que los ingresos superen los 30.000€ anuales, será necesario pagar el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) trimestralmente.

Por el contrario, los no residentes están sujetos a un procedimiento fiscal ligeramente diferente. Deben pagar un impuesto sobre la renta para no residentes anualmente y, a partir de enero de 2024, deberán obligatoriamente pagar el IGIC trimestralmente y presentar siempre un modelo informativo ante la Hacienda Canaria para resumir los ingresos totales del año. Estas diferencias reflejan las diferentes modalidades de tributación entre residentes y no residentes de las Islas Canarias en cuanto a las viviendas vacacionales.

A continuación, proporcionaremos detalladamente los calendarios fiscales relativos a cada uno de los dos casos, ilustrando las fechas límite y las obligaciones fiscales para los propietarios de viviendas vacacionales residentes en las Islas Canarias y para aquellos que no lo son.

Calendario fiscal para los propietarios

Propietarios residentes en las Islas Canarias


El calendario fiscal para propietarios residentes de viviendas vacacionales en las Islas Canarias es el siguiente:

Declaración de Impuestos Anual (IRPF): Los residentes deben tributar los ingresos derivados del alquiler de sus propiedades en su declaración de impuestos anual, que generalmente se presenta antes del 30 de junio de cada año fiscal.

Modelo Informativo ante Hacienda Canaria: Además de la declaración de impuestos anual, los propietarios residentes deben presentar un modelo informativo ante la Hacienda Canaria para resumir los ingresos totales del año. Este modelo debe presentarse dentro de los plazos establecidos por la administración tributaria, que suelen ser alrededor del mes de enero o febrero del año siguiente al año fiscal correspondiente.

Pago del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) trimestral: Si los ingresos derivados del alquiler de la vivienda vacacional superan los 30.000€ anuales, los propietarios residentes deben pagar el IGIC trimestralmente. Las fechas de vencimiento para el pago trimestral del IGIC suelen ser a finales de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre.

Es importante que los propietarios residentes estén al tanto de estos plazos y obligaciones fiscales para cumplir con las normativas tributarias vigentes en las Islas Canarias.

Propietarios no residentes en las Islas Canarias

Declaración de Impuestos Anual (Impuesto sobre la Renta de No Residentes): Los propietarios no residentes deben presentar una declaración de impuestos anual sobre la renta generada por el alquiler de sus propiedades. Esta declaración se presenta ante la Hacienda española y generalmente tiene como fecha límite el 31 de diciembre del año siguiente al año fiscal correspondiente.

Pago trimestral del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC): A partir de enero de 2024, los propietarios no residentes están obligados a pagar el IGIC trimestralmente. Este impuesto se calcula sobre los ingresos obtenidos por el alquiler de la vivienda vacacional. Las fechas de vencimiento para el pago trimestral del IGIC suelen ser a finales de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre.

Presentación del Modelo Informativo ante Hacienda Canaria: Al igual que los propietarios residentes, los no residentes deben presentar un modelo informativo ante la Hacienda Canaria para resumir los ingresos totales del año. Este modelo se presenta dentro de los plazos establecidos por la administración tributaria, generalmente en enero o febrero del año siguiente al año fiscal correspondiente.

Es importante que los propietarios no residentes estén al tanto de estos plazos y obligaciones fiscales para cumplir con las normativas tributarias aplicables en las Islas Canarias.

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor, revise los detalles y acepte el servicio para ver las traducciones.